Criptomonedas

Criptomonedas; comprarlas, hacer trading con ellas o directamente evitarlas

No es una decisión fácil de tomar, ya que depende de múltiples factores, ¿dispongo de grandes cantidades de dinero que puedo permitirme poner en riesgo? Pues en ese caso podemos permitirnos comprar criptomonedas cuando consideremos que están baratas y venderlas a mejor precio, sin olvidar que su precio tiende a oscilar muchísimo y nos exponemos a grandes pérdidas.

Pero si, como suele ser habitual, no disponemos de grandes cantidades de dinero o no queremos arriesgar mucho, pero tampoco queremos renunciar a invertir en criptomonedas, existe la opción del trading online a través de contratos por diferencia (CFDs).

Formas de operar con activos financieros antes reservadas a profesionales, como el trading de CFDs, están ahora disponibles para el común de los mortales. Que esté disponible para los legos no significa que sea fácil ganar dinero con el trading, de hecho, la gran mayoría de las cuentas minoristas pierden dinero, sin embargo, no requiere una inversión grande, ya que en el trading de CFDs se opera con apalancamiento, deuda que el bróker presta y que el trader utiliza para multiplicar el valor de su inversión inicial, lo que actúa como reclamo para inversores más humildes, pero que también multiplica los riesgos de perder todo el capital depositado rápidamente o de endeudarse si la operación va en nuestra contra, aunque hoy en día hay brókeres que protegen a sus clientes de balances negativos.

Para realizar trading con criptomonedas no necesitamos poseerlas, ya que en el trading con CFDs operamos utilizando los valores de cotización de las criptomonedas y sus variaciones, y para ello necesitamos pocas cosas; un ordenador o dispositivo capaz de conectarse a internet, una cuenta abierta con nuestro bróker preferido y una inversión inicial más o menos modesta a modo de garantía.

Pero, y si lo que quiero es comprarlas directamente, ¿cómo comprar criptomonedas? Es muy sencillo, solo debemos acudir a una Exchange, plataforma o mercado de intercambio, y a cambio de nuestro dinero fiduciario adquirir la criptomoneda deseada, que luego será convenientemente almacenada en su criptomonedero a la espera de decidir qué queremos hacer con ellas.

Una operativa sencilla de aprender y compleja de dominar

En el trading online mediante CFDs elegiremos un activo financiero (materias primas, criptomonedas, índices bursátiles…) y en base a sus cotizaciones abriremos operaciones previendo una subida o una bajada de las mismas. Como no tenemos el activo en nuestra posesión, no es necesario que el activo, las criptomonedas en este caso, aumenten su valor para ganar dinero, simplemente debemos ser capaces de prever la tendencia para ganar.

Trading criptomonedas

Obviamente es necesario tener muchos factores en cuenta, ya que a pesar de que podamos tener buenas intuiciones en base a un análisis concienzudo de la información financiera, en los mercados se mueven actores muy grandes, tan grandes que son capaces de cambiar la tendencia de forma puntual y temporal con sus órdenes de compra y venta, y si nos coge a contrapié puede llegar a hacernos mucho daño.

Para minimizar los riesgos los brókeres cuentan con algunas herramientas de gestión del riesgo como el stop loss, un mecanismo que fijamos a la hora de abrir la operación y que salta automáticamente cuando las pérdidas alcanzan el límite que estamos dispuestos a soportar. Aunque hay situaciones, por ejemplo si los precios fluctúan demasiado rápido (aunque este no es el único contexto), en las que puede que no haya opción de que se pare en el precio que habíamos seleccionado, y podemos perder más de lo inicialmente planeado, que dependiendo de la situación puede ser mucho o aceptable. Es de justicia señalar que, si el movimiento es muy rápido a nuestro favor, el take profit, mecanismo que salta cuando ya hemos ganado lo suficiente, también salta más tarde, generándonos más de beneficio del inicialmente planeado.

El hardware y software que necesitaremos

Tanto el hardware como el software que necesitamos para convertirnos en traders es básico y sencillo de obtener. Para operar bastará cualquier ordenador o teléfono con conexión a internet y el software lo proporcionan los brókeres de manera gratuita, ya que no ganan dinero vendiendo sus programas, sino cobrándose su peaje cuando el trader opera, mediante los llamados spreads.

Aunque los brókeres ofrecen información del mercado, con gráficas en las que podemos seguir las variaciones en la cotización del activo con el que operamos, hay páginas especializadas, como Investing, que son realmente cómodas de utilizar. Si ya disponemos de una tablet donde consultar los datos y un ordenador al lado en el que operar, fantástico, ya que no perderemos tiempo pasando de una ventana a otra, y podremos abrir y cerrar operaciones minimizando el tiempo de respuestas, ya que el tiempo en el trading, como en cualquier otro aspecto de la vida, es oro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.